Osmel Ricardo Sousa Mancilla nació en Cuba. La pintura lo acompañó durante la niñez, pues la escuela no era su mayor pasión. A los 13 años llega a Venezuela sin saber que transformaría el concepto de la mujer venezolana y, que le daría vida a un evento que ha formado parte de nuestra cultura desde hace más de 50 años.

Comenzó con la Organización Miss Venezuela en los años 70, su primera labor fue asesorar a las concursantes y al mismo tiempo ser diseñador de algunos de los vestidos de gala. En 1981, luego del fallecimiento de Ignacio Font Coll, empresario cubano que había comprado los derechos de la organización, Osmel se convierte en el presidente de la misma.

Desde que empezó a construir mujeres bellas este hombre ha estado tanto en la palestra nacional como internacional. Él ha roto los esquemas de la belleza, demostrando que cualquier mujer puede llegar a ser bella. Osmel es una pieza clave en las carreras artísticas de la mayoría de las estrellas de la TV nacional.

Norkys Batista, Daniela Kosán, Gaby Espino, Daniela Di Giacomo, Maite Delgado, Viviana Gibelli, Chiquinquirá Delgado y Veruzka Ramirez son mujeres que empezaron su carrera en “una noche tan linda como esta”, y ahora son potencias de las pantallas de cine y tv, de las grandes pasarelas de la moda e imagen de importantes marcas a nivel regional.

“Mi sueño es ser Miss Venezuela”  es el anhelo de toda niña adolescente venezolana. Ese afán juvenil, viene luego de ver el posicionamiento que han logrado muchas de las aspirantes después de su participación en la gala de la belleza.

Sousa ha conseguido que nuestro país se encuentre dentro de los países más vanidosos del mundo, y cómo no si desde pequeña toda mujer criolla ya juega con el maquillaje y los tacones de punta de su mamá. En las calles de nuestro país las mujeres valen millones, invertidos entre cirugías estéticas, implantes, maquillaje, vestimenta, accesorios y por supuesto su tumbao de miss.

Venezuela nunca ha sido el límite para Osmel, pues la ciudad de Miami ya fue blanco del hacedor de mujeres. Este año, el dedicado y perfeccionista fabricador de belleza participó como juez principal en el programa de la cadena Univision “Miss Belleza Latina”, en el que demostró ser el hombre más exigente al momento de hacer divinidad femenina.

Las misses presentan hoy una gran potencia económica, el concurso es el programa más caro de la televisión venezolana. Cantidad de patrocinantes pagan cifras increíbles por estar en el show. Queda claro que el Miss Venezuela es la agencia de empleo más grande del país, la mayoría de las concursante ya salen con un contrato firmado. Es importante recalcar que no todas las misses mantienen una situación economía estable cuando entran al concurso, sin embargo luego de su participación ofertas millonarias es lo que les sobra. 

Para Osmel el año 2009 ha sido una lluvia de éxitos, pues es primera vez en la historia que Venezuela gana por dos años consecutivos el concurso de la belleza universal. Representando al estado Amazonas, Dayana Mendoza se convirtió en Miss Venezuela 2007. Al año siguiente, en Vietnam, su imponente belleza de piel color canela y ojos verdosos, la titularon como la mujer más bella del universo. En el 2009 la hermosa merideña Stefania Fernández recibe la corona de Miss Universo por parte de su compatriota venezolana. Luego de Estados Unidos, la doble corona posiciono a Venezuela en el segundo país con más reinas universales.

El “Zar de la Belleza”, durante 28 años de carrera, ha demostrado que él prefiere hacer a las mujeres más bellas de lo que son, pues la que necesite un retoque Osmel se lo hará.

(Publicado en Complot Magazine)

Ronald Aristimuño

Anuncios